Wednesday, June 21, 2017

El planeta de los simios re re boot

Como han de saber mis π lectores, me encanta la vieja peli esa del planeta de los simios, donde un valiente grupo de astronautas luego de un largo viaje llegan a un misterioso planeta gobernado por simios inteligentes, que tratan a los humanos como ganado o meros animales.

En aquellos años, resultó una maravilla, debido en gran medida a la actuación de Charlton Heston y los increíbles disfraces que se usaron para los simios, tanto que a partir de ésta peli se comenzó a premiar el maquillaje por la academia, también está el detalle de la historia, que si bien, se desvía un poco del libro, en éste fué para mejorar y hacerlo tremendamente, pues de ser un historia de ficción científica convencional, le da un giro inesperado, convirtiéndose diréctamente en una crítica social y dando pie a una de las escenas icónicas en la historia fílmica.



Luego del éxito de ésta cinta, claro que tuvo que haber otra y otra y muchas más.
Comencemos por órden y curiosamente de menos a más peór.

Bajo el planeta de los simios

La secuela, Heston originalmente no quería participar pero luego de que le llevaron un camión de dinero y mucho papeleo, accedió siempre y cuando su personaje muriera rápidamente. Y lo hace, y con él lo único que vale la pena de la cinta. De hecho sólo recuerdo que los humanos adoraban una bomba atómica, aunque aparentemente era más una cosa de navidad y pascua.

Escape del planeta de los simios

En la tercera película vemos a los Dres Zira y Cornelius viajando al pasado para prevenir la guerra, ¿o era para escapar de la guerra del futuro?, es irrelevante, sólo es una excusa para tener simios inteligentes en el mundo moderno; por algún motivo se decidió hacer de ésta cinta una comedia, lo cual, no es muy bien logrado quedando más como una curiosidad que deja la base para otra secuela.
 

La conquista del planeta de los simos

En la cuarta película, tenemos las aventuras de César, el hijo de Zira y Cornelius en un mundo donde todos los perros y gatos han muerto y ahora los humanos han decidido adoptar como mascota predilecta a los simios, mismos que han crecido y ahora caminan principalmente en dos patas, ah, también por algún motivo se les ha ocurrido usarlos como sirvientes.
 Huelga decir que ésto ha dado pie a una comparativa con el esclavismo, que quizá sea lo más rescatable de una cinta de otra manera irrelevante.

 La batalla con el planeta de los simos

 En la quinta cinta, ya casi sin dinero, ideas o mero interés por hacer algo interesante, decidieron que lo que se necesitaba era una guerra entre sobrevivientes humanos y un pueblo de simios; como es de esperarse con un presupuesto de tres pesos, sólo se limitaron a mandar un par de vehículos a embestir las enramadas de un grupo de simios armados. Sólo un verdadero fan podría aguantar ésta cosa.


De la adaptación de Tim Burton, sólo puedo decir que es una peli de Tim Burton y JAMÁS debió haber existido.



El planeta de los simios


Un científico, en su búsqueda de una cura para las enfermedades de degeneración mental desarrolla una posible cura, las pruebas en simios han demostrado su efectividad para mejorar las capacidades cognitivas del receptor, sin embargo, al utilizarla en humanos ésta pronto pierde su efecto, eventualmente y por algún motivo la mascota del investigador termina en un zoológico, donde éste simio inteligente tiene que vérselas con otros simios menos inteligentes aunque más violentos, eventualmente escapa y decide que lo mejor será hacer inteligentes a los demás simios con una lata de la cura milagrosa, después rescatan a otros simios del centro de investigación y el mejor plan que tienen es correr por enmedio de la ciudad causando destrozos en su camino al bosque. Lo cual no es más que una excusa para que un gorila ataque un helicóptero.
Así es, a nadie se le ocurre que un simio inteligente sería una increíble revolución en el mundo de la ciencia, o aún la investigación para mejorar el intelecto animal eventualmente podría ser aplicado en humanos, o grupos activistas que éstos simios deberían ganar estado legal como ciudadanos. Pero nada de eso importa, pues para la secuela tenemos...

La supuesta cura que mejoró a los simios ha mutado y ha causado una pandemia que ha diezmado a la población mundial. Al menos fué una buena excusa para justificar el que los humanos dejaran en paz a los simios desarrollar una civilización por sí mismos.

Ahora, los humanos están en problemas, pues no tienen electricidad y no pueden usar sus teléfonos ni tabletas, pues a nadie se le ocurre construír un generador de pedales, diesel, o de vapor o quizá símplemente buscar fotoceldas, no, la única forma de producir electricidad para un puñado de supervivientes en la ciudad es internarse en el bosque y echar a andar la hidroeléctrica abandonada, la cual no ha recibido mantenimiento en décadas, así que lo mejor será enviar un grupo diverso y multidisciplinario a realizar la reparación, ah, entre el grupo se incluye un técnico con una notable aversión a los simios, el cual no duda en atacarlos a la menor oportunidad. Lo cual eventualmente, como a todo personaje malvado, lo hace terminar muerto y aún así logran echar a andar la hidroeléctrica.

Todos están contentos, excepto los simios, que tienen diferencias en cuanto a las actitudes hacia los humanos, pues mientras unos prefieren dejarlos en paz, otros proponen exterminarlos, así que el líder de los segundos ataca al líder de la tribu y se corona como chango mayor y lidera un asalto a la armería de los humanos para posteriormente asaltar la fortificación humana. Si, los simios organizan una ola, eh, simiesca en contra de una fortificación lo cual no es más que una excusa para ver la carga de un simio a caballo con dos rifles automáticos.

Porque bueno, ¿qué podría ser más temible que un simio armado?.


Por supuesto los simios ganan, los humanos son encerrados, el otrora simio bueno revive y reta a su asesino, lo vence, pero es demasiado tarde, pues los humanos ya han pedido refuerzos, lo cual sólo puede significar una cosa, GUERRA.

Y si, ya viene la secuela.

Éste último reboot ha apostado por un enfoque en los efectos especiales y complejas escenas de batallas y combates, lo cual lo aleja bastante de la premisa de la cinta original, que resultaba más una crítica a lo que representa y significa lo humano, el orgulloso antropocentrismo de una creatura que ve a todo lo demás como inferior, orgullo que fué por igual su motor a las estrellas que motivo de su debacle; así pues de ésta tercera entrega, y en general del último reboot no podemos esperar más que una atracción veraniega convencional, en la que acción y explosiones apenas se ven ligados por tenues excusas de diálogo.


Pero bueno, con los efectos actuales, los changos se ven bien monos.

No comments: