Friday, April 07, 2017

Normis

La señorita Norma trabaja para Don Richard, el hombre de los helados; ella cocina, hace la limpieza y la colada, además de que cada martes y sábado va a hacer la despensa, sin falta; sube por las escaleras, pues tiene un poco de miedo al elevador, luce un uniforme sencillo aunque algo anticuado, siempre impecable, siempre reservada, aunque jóven, luce mayor, usa anteojos de pasta que con dificultad ocultan unas incipientes ojeras; estudia en la nocturna, así que los desvelos y el trabajo la dejan exhausta; tabaja para pagar la escuela y cuenta que en cuanto termine se mudará a la capital.

Por ahora asiste a Don Richard, de lunes a sábado, por las mañanas; quien luego de la muerte de su esposa vendiera su negocio de helados y se retirara a vivir sólo en un departamento.

Normis de vez en cuando visita al Doctor, para consultar sus inexistentes dolencias.
- ¡Como quinceañera.!
Suele comentar el Doctor al dar su diagnóstico, siempre le recomienda reposo y diversión, pero ella no puede, tiene muchas cosas que hacer.

A veces se le encuentra en la estancia frente a las escaleras, garrapateando en una pequeña libreta sosos poemas que guarda en su delantal, si se presta atención se puede escuchar que muy bajito murmura para si misma.
- Tal vez si usara flores, tal vez si cortara mi cabello, tal vez si lo pintara de azul cielo.

Pero tal vez esa no sea la solución porque no es mujer.

No comments: