Friday, January 13, 2017

La fábrica de animales

Hace unos días fuí llamado a realizar una revisión a una planta local, originalmente se trataba de una línea de montaje de vehículos militares, luego de la guerra fué abandonada y hasta recientemente está siendo rehabilitada como una planta de ensamble de máquinas, o más específicamente, animales mecánicos, pues con las nuevas regulaciones y permisos para la posesión de mascotas vivas muchos gente ha optado por la alternativa mecánica, más económica, interactiva, limpia y algunos dirán moral.

Tenían bonitas instalaciones, pasillos amplios, bien iluminados, aunque se notaba que la remodelación había sido apresurada y aún no se había concluído, pues en uno de los baños me encontré una enorme grieta, que corría de arriba abajo, convirtiéndose en un boquete en el yeso de la tablaroca, dejando ver los tabiques y más allá, las abandonadas instalaciones de la planta, mesas de trabajo y anaqueles cubiertos de polvo, escombros regados por un piso requemado, rayos de luz colándose por entre las láminas agujeradas; no quise entrar a explorar.

Mi trabajo consistía en revisar unas viejas terminales de comuniación en varios lugares de la planta, legado de la instalación original, nadie sabía usarlas ni cómo afectaban a la red así que no quisieron moverlas; no tengo idea el porque me llamaron, parece ser que se han ido pasando mi contacto como alguien que resuelve casos de fallas indeterminadas; en cualquier caso, pronto llegué  a una de esas terminales, se trataba de unos viejísimos "siguienteléfonos", una rama muerta de la tecnología, se trataba de un poste con un auricular como una cabina telefonica, una complicada botonera , y una terminal de video. El aparato lucía limpio y en buen estado, aún los pilotos estaban encendidos y lo marcaban en espera. Decidí arrancarlo para correr un diagnóstico.


En lo que realizaba las pruebas de conexión, me puse a ver los patios por la ventana, había unas vías de ferrocarril y varias naves, algunas ya habían sido pintadas, sólo quedaban algunas construcciones obscuras y herrumbrosas, me llamó la atención un grupo de hombres engalanados con kilts que marchaban al son de ruidosas gaitas guiados por perros mecánicos conduciendo una gatería a otra de las naves a donde conducían las vías. Sabía que en el lugar adoptaban gatos y otros animales callejeros, como una manera de labor social, así que supongo que eran los animales siendo sacados a dar un paseo, aunque debo admitir que debe resultar tremendamente difícil pastorear un rebaño de gatos. ¿Temor a los canes mecánicos? ¿Condicionamiento con alimento? No lo sé, pero los diagnósticos de la máquina dieron todo nominal, aún la conexión seguía siendo buena.

Trasteando un poco con la botonera logré cargar un video de una especie de duendecillo negro vestido de verde el cual recorría una pintoresca aldea molestando sirvientas y robando cosas, para luego ser perseguido por un grupo de animales parlantes en un pequeño coche de policía rojo, curiosamente sólo uno de los cuales hablaba español y explicaba a un reportero que el comportamiento desordenado del duendecillo obedecía a su frustración porque en una ocasión les negaron organizar las Olimpiadas.

Consideré que había más cosas personales en la terminal así que opté por dejar de hurgar en los directorios y  consultando un listado al costado de la terminal, dí con un número de ventas, al intentarlo sólo obtuve un video de superhéroes, seguí intentando otros números de la lista hasta que me constestó alguien en mercadotecnia, aunque se escuchaba muy lejos y no pude entender nada. Seguí intentando números hasta que logré hacer una conección, se escuchó una voz al otro lado, pregunté a dónde llegaba, sólo me contestaron. "Sorry, muslim", colgaron, la línea murió, no importaba lo que hiciera la conexión había sido cortada desde la fuente, otra corrida de diagnóstico lo confirmó todo seguía correcto excepto la conexión. Por la ventana vi pasar de nuevo a los hombres de las gaitas ahora siendo seguidos por una numerosa jauría ¿Convirtieron a los gatos en perros? Fué lo que pensé, tonto, pero me causó gracia.

Fuí a revisar las otras terminales, corrí diagnósticos, mismo problema, sin conexión, dado que su red era autónoma y sólo se conectaban a la alimentación local, en el reporte sugerí desmontarlas y mandarlas a reciclaje, los componentes eran demasiado viejos para reutilizarlos confiablemente. Estaba terminando cuando ví por la ventana que un grupo de hombres conducían una enorme máquina por los patios, era un dinosaurio, un brontosaurio o algo así, con cuello y cola muy largas aún no tenía recubrimientos así que la estructura metálica brillaba al sol, me maravillé de lo suave de sus movimientos, su construcción sugería el uso de tendones artificiales, en lugar de servos o pistones, lo cual sin duda le haría tremendamente costosa ¿Quién podría comprar una máquina como esa? entonces recordé el museo de dinosaurios que hay en la ciudad. Hacía sentido. Entonces, noté más al fondo, detrás de la máquina en lo que fuera una torre de enfriamiento, vi un grupo de personas que sacaban cosas de unos toneles, al fijarme bien, pude ver que eran gatos muertos, los cuales eran lanzados dentro de una trituradora. En eso sonó una alarma, se inició el protocolo de evacuación, con presteza tomé mis cosas y seguí las flechas. 

Al bajar por la escalera, vi un grupo de técnicos asiáticos, dibujaban con desesperación figuras en el suelo, hablaban apresuradamente entre ellos y trataron de llamar mi atención señalando hacia arriba, vi a otro de los técnicos gritando y gesticulando mientras sacudía los brazos. Supuse que me instaba a abandonar la instalación, a lo que le agradecí con la mano y continué presuroso.
Salí por la clínica, estaba limpia y ordenada, muy ajena al alboroto en la nave, noté que los niños les ponían gorritos con el turno que les tocaba, en esa misma clínica seria donde momentos después el supervisor asiático matara a numerosos pacientes.

Según supe después, el supervisor se lanzó desde un andén.

No comments: