Friday, November 18, 2016

Ex machina



Un programador de una importante firma tecnológica, ha sido invitado personalmente por su dueño, para asistirle en un muy secreto e importante proyecto.

Así, éste singular personaje es llevado en helicóptero hasta una mansión(o deberíamos llamar fortaleza) perdida entre las montañas. Huelga decir que el proyecto se trata de una máquina, una máquina con una muy avanzada inteligencia artificial, la cual por cierto tiene forma de mujer.

El trabajo del programador es realizar pruebas con la máquina, pruebas de Turing, ésto és asegurarse que la máquina puede pasar por un humano; a partir de aquí huelga decir que el programador donde primero sintiera increíble curiosidad hacia la máquina, eventualmente desarrolla interés, empatía, comprensión y podríamos decir que hasta afecto. En  el transcurso de los días, además comienza a descubrir que hay detrás de la creación de ésta máquina, pues ciértamente no puede ser la primera.

Si bien la cinta no buena, al menos sí entretenida, aunque hay que aceptar que es un gran desperdicio, más por enfocarse en las perversiones de los protagonistas, que en una verdadera exploración de la identidad y la consciencia. Curiosamente es una especie de Frankenstein que termina justamente cuando el libro comienza a agarrar vuelo. La máquina busca una manera de perpetuar su existencia, más de ahí, no presenta otro tipo de característica, aunque tal vez esa sea su directiva primaria, o tal vez obedezca a un objetivo aún más profundo, que es precísamente la forma en que puede superar la prueba, puest todas sus acciones sen encaminan a ese fin, el llegar a ser una niña de verdad. Aunque en el momento en que lo logra, es vano, pues no tiene otro lugar a donde ir, pues Ava es más que una muñeca con mucha cuerda.

Ah, y el epílogo es más trágico de lo que parece:
Una máquina tremendamente frágil, sin una forma de recargar su fuente de energía o repararse a sí misma, vagando por la ciudad, sola, con forma de mujer jóven y guapa, no veo que pueda salir mal.

No comments: