Friday, July 15, 2016

La exposición

Me hablaron de una planta para revisar una máquina, aparentemente era muy urgente, así que ni siquiera saqué a pasear a la bestia; al llegar me estaban esperando, una mujer de mantenimiento, la cula lucía muy enojada, pelo amarrado en una cebolla despeinada y unos anteojos que se le resbalaban a media nariz; venía acompñada por un distraído y asustadizo becario, la mujer apenas me saludó y me condujo al lugar del problema.
 Ya dentro de la planta me encontré que tenían una exposición, esa de "Trae a tu familia a la planta" en la que los empleados llevan a sus niños y parejas para que conozcan su lugar de trabajo, suelen ser divertidas o al menos educativas, aunque lo mejor siempre han sido las máquinas disfrazadas que nunca faltan.

Para ahorrar tiempo, la mujer nos condujo a través de la nave donde se realizaba la exposición, había mucha gente, juegos de destreza, corridas de prueba a baja velocidad, presentaciones interactivas, máquinas bailando y como pieza principal estaban mostrando un nuevo tipo de camión con tres direcciones, realmente no entendí el punto, pues el costo se triplicaba, aunque debo reconocer que resulta conveniente para moverse en espacios reducidos y en el muy improbable caso, podría resultar útil. Destacaba un modelo a escala de la planta hecho en madera, con un pequeño tren que recorría un circuito llevando materiales, me sorprendió el nivel de detalle, aún la máquina echaba humo. Pasé junto a un grupo de jóvenes que charlaban:
"Es por la fé que la gente tomó unos huesos de cabra y los puso en una rara urna, luego los científicos al hacer pruebas no quisieron romper la ilusión." No pude menos que sonreír al ver que se había memorizado una cita de un libro de texto. También vi a una mujer peliroja, creo que notó mi fijación así que pasé de largo rápidamente, pero estoy casi seguro que era natural, es tan raro en éstos días.

Saliendo de la exposición llegamos a un puerto de embarque donde enorme camión de volteo estaba atascado en el patio, aparentemente se le dejó abandonado por mucho tiempo, los neumáticos se reventaron y debido al peso, los rines comenzaron a hundirse en el asfalto, con las últimas lluvias la caja estaba llena de agua, misma que se estaba derramando, de pronto se ladeó un poco y además de agua, comenzó a chorrear un muy sucio aceite, por lo que apenas alcancé a subirme a una unidad de lavado que se encontraba cerca, mis anfitriones no fueron tan ágiles y tuvieron que continuar la visita con las botas sucias.

Finalmente llegamos a la máquina en cuestión, la cual estaba generando un atasco de la línea entera, arrancaba pero inmediatamente volvía al reposo; el error: parámetros insuficientes, la mujer aseguraba que el programa estaba correcto y que habían verificado los parámetros varias veces y estaban completos y dentro de especificación. Luego de un rato me dí cuenta que esa máquina era parte de un lote y varias de éstas ocupaban la misma posición en varias líneas de la planta, las cuales, en éste momento estaban paradas debido a la exposición, todas menos ésta. La cual al tratarse de una máquina de liberación de producto, a alguien se le ocurrió ligarlas todas para comparar valores y tendencias entre todas y mantener valores constantes, así que ante la falta de consenso no podía tomar decisiones por sí misma, lo más fácil habría sido sólo meter datos duros a la máquina, lo cual la haría funcionar, sin embargo tal vez generaría problemas en las otras así que, sólo definí éste día como una excepción  en la cual compararía sus parámetros con su propio historial y en cuanto reanudaran operaciones la otras líneas retomaría su rutina habitual, se aprobó, documentó y firmó.

La mujer poco más aliviada me agradeció para inmediatamente ir a gritar con la gente de operaciones, el becario me acompañaría a la salida; el cuate era todo un caso, venía de un rancho en las orillas de la sierra, estudió la carrera pedaleando en su bicicleta hasta la carretera donde tomaba el camión para la escuela, su notable desempeño le hizo ganar un beca para la universidad y ahora vivía con otros estudiantes en un cuarto rentado, lo felicité; me contaba de varios proyectos y trabajos que había realizado con máquinas, arreglos, configuraciones y grupos, el cuate es listo, le auguro un gran futuro, también me decía que se encontraba en el final de su período en la planta y no lo habían llamado para contrato a diferencia de sus compañeras. Para animarlo le comenté.
"Tú no lucirías bien en bikini"

Íbamos llegando a la caseta cuando vi a una mujer en sostén negro sentada en una silla, resultaba poco común que no tuvieran un código de vestimenta más rígido, aunque tal vez lo relajaron por la ocasión y bueno, hacía calor.

Al salir casi olvido mi identificación, el guardia tuvo que correr para alcanzarme y cambiarme el gafete.

No comments: