Friday, May 13, 2016

Los agentes

Hace casi un año, el gobierno comenzó a apostar los agentes en varios cruceros importantes de la ciudad; se construyeron altos plintos sobre los cuales se colocaron máquinas, aunque más parecían broncíneas estatuas de orgullosos leones o inquisitivas esfinges; sólo esperaban, acaso de cuando en cuando ajustando sus sensores, ahí permanecían, inmóviles bajo el ardiente sol. Los más optimistas creían que ésto no era más que un sistema muy vistoso de vigilancia, aunque algunos llegaban al extremo de hablar de torretas programadas para disparar a disidentes u otros agentes subversivos; no estaban tan equivocados.

Como a la semana, se anunció públicamente que los agentes entrarían en operación y se recomendó a la población el portar en todo momento su carné de identidad para facilitar su trabajo; se anunció que se usarían para vigilar y proteger a la población, más como un medio para disuadir hurtos, grescas y sólo en algunos casos extremos detener personas violentas, se aseguraba que sus funciones primarias serían más para el servicio al público: centros de información y consulta, trámite de actas, pago de servicios y reporte de daños a infraestructura. Sonaba bien, sin embargo, los antiguos kioskos no contaban con balas de goma, apéndices de choque, espuma de polímero, boquillas de tinta y gas pimienta.

El gobierno ya había incursionado en la automatización de los servicios públicos, como fué el caso de "Fire Quest" la infame máquina bombero, que rondaba las calles por la madrugada, quemaba desechos inflamables por considerar que podrían ser causa de incendio, una vez le arrebató un muñeco de peluche a un niño para regresárselo cubierto de polímero, para evitar que lo ensuciara, "Me gustaría que hiciera lo mismo con la gente" fué un comentario del alcalde; su óptica era un punto débil pues en varias ocasiones evacuó clubes confundiendo el humo del espectáculo con un incendio; ha tenido varios modelos y se han corregido sus fallas, aunque ahora sólo se usa como apoyo en las cuadrillas, no como unidad autónoma.

Los resultados de los agentes no se hicieron esperar, ese mismo día hubo decenas de incidentes; cacos comunes, ebrios peleones, varios indigentes y hasta algunos muy desafortunados migrantes fueron amontonados en las celdas de la demarcación, a la mayoría se le dejó ir con una disculpa mientras que otros permanecieron poco más para que se revisaran las capturas de audio y video de las máquinas y aportes de la población. Huelga decir que a partir de entonces el crímen comenzó a descender, los agentes efectivamente servían como un potente disuasivo, al menos para los menos atrevidos, su eficiencia era estremecedora, máquinas al fin y al cabo, no se detienen, no se pueden chantajear, ni sobornar, no fallan. Debe haber sido un monstruo, quien programó sus cálculos de tiro parabólico; existe un video donde se ve a un hombre correr por una de las calles del centro, la máquina tomó un block, no una piedra, no un ladrillo, un block y lo lanzó con aterradora precisión a más de treinta metros impactando en la cabeza del hombre; luego se publicó que el hombre había acuchillado a otro parroquiano en un bar del barrio antiguo, bueno, ya no volverá a asesinar.

Hubo muchas demandas por lesiones, daños en propiedad, privación ilegal de la libertad y en general una marea de terminajos legales invadieron las noticias, lo cierto es que el gobierno se lavó las manos y culpó a la empresa que construyera las máquinas, misma que tuvo que pagar indemnización para cada una de las demandas. Luego vino un nuevo comunicado, las máquinas estaban siendo recalibradas para que tuviesen poco más de tolerancia. Y todo estuvo tranquilo por algunos días, si acaso notas de motoratones, vándalos y uno que otro caco sometido por las máquinas. Fué entonces que el seguro motivo de su existencia se hizo evidente. Si bien localmente no hay una fuerte presencia criminal, es paso obligado para llegar a la capital y debido a la numerosa afluencia de migrantes, resulta una parada recurrente para comandos armados que vienen a reclutar nuevos miembros para usarles de carne de cañón en sus operaciones en la capital.
Los primeros videos mostraban a una camioneta con hombres armados llegando al crucero y disparando a las máquinas, inutilizándolas, lo cual sin duda activó otras máquinas, que rápidamente dieron alcance a la camioneta de los hombres y les cocieron a tiros, porque éstas máquinas si estaba armadas, el vehículo derrapó, golpeó la jardinera central y dió una voltereta cayendo envuelto en llamas. Las máquinas arrancaron a los hombres de los fierros retorcidos y los entregaron en la demarcación. Ésto se repitió varias veces con resultados similares, lo que llamaba la atención es que en ocasiones las máquinas se avistaban en lugares donde aparentemente no debían estar apostadas, así que el número real de éstas debía ser mayor y por supuesto, ubicadas en lugares diferentes a los oficiales.
Derechos humanos exigió que se revelara la cantidad real, capacidades y ubicación de las máquinas; el gobierno sólo le dió largas y alguna que otra declaración insustancial.
Hubo manifestaciones, muchas notas, recomendaciones de organizaciones no gubernamentales y un  malestar general por la presencia de las máquinas. Mientras que oficialmente sólo hablaba de bajos números en crímen y que se estaba mejorando el sistema.

Hace poco, espectaculares anunciaban que las muertes por crímenes violentos en las zonas donde éstos agentes han sido instalados se habían reducido a cero desde principios de año. Finalmente el gobierno anunció que los agentes habían sido desactivados, que siguen en su lugar sólo para monitoreo y funciones auxiliares.

No comments: