Monday, May 23, 2016

Mars trilogy



Hace tiempo nos habían recomendado ésta serie de libros de ficción científica. Básicamente debido al interés por esos proyectos de construír un elevador espacial, el cual por cierto juega un papel muy importante en la trama.

Bien, aquí estamos.
- John Boone

Luego de que John Boone realizara el primer viaje tripulado a Marte se organizó una misión por mucho más ambiciosa; el plan era sencillo, enviar una nave con 100 colonos para establecer una estación permanente en el planeta rojo. Así durante el tiempo en que se seleccionó a la tripulación, se enviaron suministros, máquinas, equipo y materiales para la edificación del futuro marciano asentamiento.

Así al llegar, pronto arman sus refugios y trasteando con las máquinas desarrollan concreto y materiales de construcción locales para la edificación de estructuras más permanentes.

Parece que no hay mucho que hacer así que la gente tiende a vagar por el terreno, lo que da lugar a detalladas descripciones de las capas areológicas, composición del suelo, minerales y ponderación de los accidentes areológicos, ésto pasa en todos los libros, lo que da lugar a cosas tan raras como Nirgal(hijo de uno de los colonos originales), uniéndose a un grupo de cazadores nómadas, si por algún motivo a los colonos, luego de que fué terraformado el planeta les dió por tener una forma de vida más simple. También hay una muy larga secuencia en un bote/submarino que termina convirtiéndose en dirigible para escapar de una tormenta.

Quizá lo más interesante sea la presencia de un polizonte en la nave y que la botánica forma una especie de religión, la Areofanía. También en algún punto un grupo de musulmanes radicales asesina a John Boone.

De vez en cuando recordamos que hay trama y algo sucede, por ejemplo, los colonos comienzan a tener diferencias acerca de la moralidad de terraformar el planeta rojo, huelga decir que se procede con la operación, si bien originalmente a escondidas eventualmente a gran escala, por medio de reactores atómicos descargando calor a la atmósfera para descongelar el hielo, perforando grandes agujeros(Moholes) para liberar calor del interior del planeta y en general introduciendo plantas diseñadas genéticamente para las condiciones marcianas. Para éste momento ya hay muchas otras colonias de otros países.

También comienza la construcción del gran elevador espacial, el cual facilitará el transporte de gente y equipo de la superficie del planeta hacia naves de transporte hacia la tierra evitando así el costo de alcanzar órbita. El cual eventualmente es tomado bajo control de las malvadas empresas metanacionales que planean usar el planeta rojo como una fuente de materiales para un ya aglomerado planeta(18B+ de gentes), los rebeldes marcianos optan por la única solución sensata, destruír el elevador y lo hacen, de alguna manera funden el asteroide donde se encuentra anclado y lo empujan con cohetes, dejando una estructura de fibra de carbono y diamante enredarse dos veces alrededor del planeta.

En el segundo tomo nos damos cuenta que no todas las metanacionales son malvadas y una de éstas manda a un emisario al planeta rojo para entablar relaciones diplomáticas con los locales, pues en la tierra tienen muchos problemas, entre las omnipresentes guerras y sobrepoblación, se suma el calentamiento global que hace subir el nivel de los océanos decenas de metros, arrasando numerosas ciudades; y pues, tratan de llegar a un acuerdo de mutua ayuda, los marcianos reciben refugiados y mandan materiales; y la tierra no destruye el planeta rojo, según recuerdo, o al menos no recuerdo algún beneficio que los marcianos tengan salvo algo de gratitud por el planeta azul facilitar la expedición. El resto del libro se centra en la elaboración de una constitución marciana y en cómo el embajador de la metanacional sirve café.

En el tercero, ya tenemos un planeta casi enteramente terraformado así que la trama es más tranquila, básicamente centrándose en la adaptación de los primeros colonos al cambiante panorama marciano, ya con bosques, animales y una atmósfera respirable, ah para todo ésto en algún punto de la trama se desarrollan tratamientos gerontológicos para que los ancianos vivan de manera prácticamente eterna(salvo por accidentes y deterioro cerebral ) siempre y cuando lo tomen cada 2 o tres décadas; eventualmente se encuentra la cura para la degradación cerebral dándonos individuos prácticamente inmortales.

Por algún motivo visitamos una colonia en mercurio que perpetuamente corre sobre rieles para escapar a la luz del sol.

También hay detalles que si bien no son particularmente nocivos a la trama si hacen levantar la ceja.
¿Un sudafricano escribiendo el mejor teatro inglés desde Shakespeare?.  ¿No hay diferencia entre géneros en el deporte? ¿Se califica a la tierra como una amenaza patriarcal? Ah si, y se organizan orgías en los baños públicos.

Mientras tanto en la Tierra están usando Marte, que ya tiene atmósfera respirable, para enviar muchos pero muchos refugiados; ciértamente se podría asegurar que con la misma tecnología que se terraformó el planeta rojo se podría corregir el calentamiento global y la contaminación y hambre y enfermedad, pero no es importante, lo importante es que otra vez hay algo de tensión por el control del elevador espacial.

Eventualmente todo se soluciona y los primeros colonos sobrevivientes viven incontables años, de hecho una de ellas parte hacia la primera colonia fuera del sistema solar. El cómo se solucionaron los problemas de la inmigración, la tierra inundada o los intereses de las metanacionales es difuso, ¿ciencia tal vez?



Si  bien no nos parecen malos libros, sería difícil recomendarlos, pues la trama es más una excusa para pasear por el paisaje marciano y su gradual evolución a un fresco y húmedo jardín, lo cuál podría resultar súmamente interesante para geólogos.

Hasta ahora caemos en cuenta que leímos 2k páginas de ésta cosa y aún nos falta la "precuela" Los marcianos. Y que existen planes para una adaptación en TV. Bueno, largas tomas de rocas y hielo en un desierto helado no puede ser demasiado caro y hay muchísimo material para durar varias temporadas.

Friday, May 13, 2016

Los agentes

Hace casi un año, el gobierno comenzó a apostar los agentes en varios cruceros importantes de la ciudad; se construyeron altos plintos sobre los cuales se colocaron máquinas, aunque más parecían broncíneas estatuas de orgullosos leones o inquisitivas esfinges; sólo esperaban, acaso de cuando en cuando ajustando sus sensores, ahí permanecían, inmóviles bajo el ardiente sol. Los más optimistas creían que ésto no era más que un sistema muy vistoso de vigilancia, aunque algunos llegaban al extremo de hablar de torretas programadas para disparar a disidentes u otros agentes subversivos; no estaban tan equivocados.

Como a la semana, se anunció públicamente que los agentes entrarían en operación y se recomendó a la población el portar en todo momento su carné de identidad para facilitar su trabajo; se anunció que se usarían para vigilar y proteger a la población, más como un medio para disuadir hurtos, grescas y sólo en algunos casos extremos detener personas violentas, se aseguraba que sus funciones primarias serían más para el servicio al público: centros de información y consulta, trámite de actas, pago de servicios y reporte de daños a infraestructura. Sonaba bien, sin embargo, los antiguos kioskos no contaban con balas de goma, apéndices de choque, espuma de polímero, boquillas de tinta y gas pimienta.

El gobierno ya había incursionado en la automatización de los servicios públicos, como fué el caso de "Fire Quest" la infame máquina bombero, que rondaba las calles por la madrugada, quemaba desechos inflamables por considerar que podrían ser causa de incendio, una vez le arrebató un muñeco de peluche a un niño para regresárselo cubierto de polímero, para evitar que lo ensuciara, "Me gustaría que hiciera lo mismo con la gente" fué un comentario del alcalde; su óptica era un punto débil pues en varias ocasiones evacuó clubes confundiendo el humo del espectáculo con un incendio; ha tenido varios modelos y se han corregido sus fallas, aunque ahora sólo se usa como apoyo en las cuadrillas, no como unidad autónoma.

Los resultados de los agentes no se hicieron esperar, ese mismo día hubo decenas de incidentes; cacos comunes, ebrios peleones, varios indigentes y hasta algunos muy desafortunados migrantes fueron amontonados en las celdas de la demarcación, a la mayoría se le dejó ir con una disculpa mientras que otros permanecieron poco más para que se revisaran las capturas de audio y video de las máquinas y aportes de la población. Huelga decir que a partir de entonces el crímen comenzó a descender, los agentes efectivamente servían como un potente disuasivo, al menos para los menos atrevidos, su eficiencia era estremecedora, máquinas al fin y al cabo, no se detienen, no se pueden chantajear, ni sobornar, no fallan. Debe haber sido un monstruo, quien programó sus cálculos de tiro parabólico; existe un video donde se ve a un hombre correr por una de las calles del centro, la máquina tomó un block, no una piedra, no un ladrillo, un block y lo lanzó con aterradora precisión a más de treinta metros impactando en la cabeza del hombre; luego se publicó que el hombre había acuchillado a otro parroquiano en un bar del barrio antiguo, bueno, ya no volverá a asesinar.

Hubo muchas demandas por lesiones, daños en propiedad, privación ilegal de la libertad y en general una marea de terminajos legales invadieron las noticias, lo cierto es que el gobierno se lavó las manos y culpó a la empresa que construyera las máquinas, misma que tuvo que pagar indemnización para cada una de las demandas. Luego vino un nuevo comunicado, las máquinas estaban siendo recalibradas para que tuviesen poco más de tolerancia. Y todo estuvo tranquilo por algunos días, si acaso notas de motoratones, vándalos y uno que otro caco sometido por las máquinas. Fué entonces que el seguro motivo de su existencia se hizo evidente. Si bien localmente no hay una fuerte presencia criminal, es paso obligado para llegar a la capital y debido a la numerosa afluencia de migrantes, resulta una parada recurrente para comandos armados que vienen a reclutar nuevos miembros para usarles de carne de cañón en sus operaciones en la capital.
Los primeros videos mostraban a una camioneta con hombres armados llegando al crucero y disparando a las máquinas, inutilizándolas, lo cual sin duda activó otras máquinas, que rápidamente dieron alcance a la camioneta de los hombres y les cocieron a tiros, porque éstas máquinas si estaba armadas, el vehículo derrapó, golpeó la jardinera central y dió una voltereta cayendo envuelto en llamas. Las máquinas arrancaron a los hombres de los fierros retorcidos y los entregaron en la demarcación. Ésto se repitió varias veces con resultados similares, lo que llamaba la atención es que en ocasiones las máquinas se avistaban en lugares donde aparentemente no debían estar apostadas, así que el número real de éstas debía ser mayor y por supuesto, ubicadas en lugares diferentes a los oficiales.
Derechos humanos exigió que se revelara la cantidad real, capacidades y ubicación de las máquinas; el gobierno sólo le dió largas y alguna que otra declaración insustancial.
Hubo manifestaciones, muchas notas, recomendaciones de organizaciones no gubernamentales y un  malestar general por la presencia de las máquinas. Mientras que oficialmente sólo hablaba de bajos números en crímen y que se estaba mejorando el sistema.

Hace poco, espectaculares anunciaban que las muertes por crímenes violentos en las zonas donde éstos agentes han sido instalados se habían reducido a cero desde principios de año. Finalmente el gobierno anunció que los agentes habían sido desactivados, que siguen en su lugar sólo para monitoreo y funciones auxiliares.

Friday, May 06, 2016

La lanzadera

De camino a la capital hay una granja de viento, el ruido de sus turbinas recibe(o despide) a los viajeros, es una instalación de tiempo antes de la guerra, originalmente una planta experimental luego del conflicto fué la única fuente de energía por algún tiempo hasta que volvieron a conectarse con las termoeléctricas. Otra instalación que fué perdonada, es la lanzadera; ubicada poco más al oeste, apenas comenzando la meseta; en aquellos años, su uso no era recurrente, antes bien se utilizaba como una instalación de reserva para cuando la lanzadera en la capital se encontraba fuera de servicio, pero por lo general sólo era un enorme gasto para el erario.

Luego de la secesión, comenzó a ser modernizada, aún la carretera, fué ampliada y adecuada para permitir el mejor flujo por el área, se eliminaron feos monumentos y las palmeras del camellón, se adaptaron carriles exclusivos para la entrada y salida.

 Al menos una vez a la semana, si el clima lo permite, un contenedor monta una columna de fuego y humo hacia el cielo. Hay gente que gusta ver éste espectáculo, hay que admitir que es impresionante: el rugido del motor, la vibración de la tierra, la enormidad de la instalación que hacen perder el sentido de la escala, de verdad que es una experiencia inigualable; el cargador, que es una especie de cohete reutilizable, lleva en la parte superior un cápsula o contenedor de carga mismo que se separa al alcanzar la altura suficiente para que éste contenedor alcance una órbita; depués de ésto baja el cargador; con cuidado se posa en la explanada, sobre una plataforma en orugas que asegura el vehículo y lo translada a una de las naves, donde será revisado, reparado y vuelto a preparar para su siguiente viaje. Huelga decir, que luego de un par de meses, pierde su encanto por la cotidianidad y si de casualidad ve una columna de vapor en el cielo, no le presta mayor atención, se dá por hecho.

 Curiosamente, sólo 6 personas trabajan en ese lugar, el resto es hecho por las máquinas y algún personal de limpieza. Dicen que pagan bien aunque si se requieren especializaciones y mucha experiencia. Hace poco un estudiante de doctorado, quien realizaba sus investigaciones en ésta planta, desesperado ante la inminente llegada de la fecha de entrega de su tésis, se encerró en uno de los contenedores para ser lanzado su última comunicación con tierra es muy famosa, un grupo de alarmados ingenieros tratan de disuadirlo o al menos que se proteja para que sobreviva el despegue, su respuesta fué para los libros "No hay problema, pues llevo muchas barritas energéticas". Desde entonces ya no se permiten investigadores en esa instalación.

¿Que qué envían desde la lanzadera? Máquinas.