Friday, March 11, 2016

El drenaje

Al llegar la temporada de lluvias teníamos un problema en casa. Aparentemente la alcantarilla en el patio no tenía la capacidad para desalojar toda el agua que caía, así que se encharcaba y el patio se convertía en maloliente espejo de agua infecta.

Intenté con  una manguera, una sonda de resorte, palanca y guantes, en el registro de la calle el flujo seguía sin cambio, apenas un hilillo de inmundicia; llamé a varios plomeros quienes usaron sondas motorizadas, la junta de aguas local, quienes lo intentaron con agua a presión, nada parecía funcionar; algunos mencionaban una obstrucción, tubos colapsados, o mera mala instalación, aunque en lo que coincidían era que para reparar el desagüe habría que abrir un boquete, encontrar el bloqueo y remediarlo. No quería hacerlo, implicaría romper el piso y arruinar el acabado, era un modelo muy viejo, sólo lo recordaba de viejas casas en la ciudad, no se podía conseguir algo semejante actualmente así que no podría repararlo; si bien mi esposa lo odiaba a mi me gustaba, le daba un aire pretérito a la casa, como si perteneciera a otro tiempo u otro lugar.

Luego de que un súbito chubasco ocasionara la inundación de la casa y casi arruinara las fotos de la boda, tuve que ceder y me resigné a que tendría que romper el antiguo piso de la casa. 

Hablé con un plomero el cual se encargaría del trabajo; así, calculando el punto donde estaba la obstrucción con la sonda, marcamos el lugar para luego cortar el piso con el pulidor y comenzar a romper el concreto por debajo, llegamos a la tierra y luego dimos con algo que nos pareció extraño, un vaciado de concreto, no es como si la tubería estuviese presurizada o muy cerca de la superficie, más bien parecía una medida algo descuidada para terminar rápidamente el trabajo, lo cual irónicamente hizo muy lento el nuestro, pues ahora tuvimos que recurrir a cincel y martillo tratando de encontrar el tubo sin romperlo. Eventualmente dimos con un tubo de PVC, prueba de que al menos esa parte del desagüe era relativamente reciente, al menos a diferencia del resto, pues poco más abajo vimos como conectaba con un grueso tubo de barro; el tubo de PVC tenía un codo, mismo que presentaba perforaciones, seguro por los embates de las múltiples sondas, así que cortamos el codo con una pequeña segueta que traía el plomero, dejando con ésto abierta la tubería, el hombre aseguraba que en ese punto se encontraba la obstrucción así que sin dudar metió la mano al tubo, enbreve se levantó y sin decir más se largó, ni siquiera se llevó su herramienta, misma que aún guardo, no sé, tal vez algún día vuelva por ella; se trataba de una pequeña segueta, unas pinzas de presión y un desarmador.

Algo confundido decidí continuar yo con el trabajo, así que metí la mano hasta donde alcancé, luego de estirarme un poco encontré algo en un codo más abajo, se sentía algo, rugoso, redondeado con algunas protuberancias, duro, aunque algo flexible al apretarlo, al tirar de él se sentía atascado, seguro por sus protuberancias, pero si entró debería poder salir, así que luego de girarlo y acomodarlo logré hacerlo subir por el tubo. Al sacarlo, pude ver que se trataba de lo que parecía ser un enorme sapo negro solidificado.

Desde entonces uso guantes.

No comments: