Thursday, April 10, 2014

Katawa shoujo

Las chicas dañadas


Por algún motivo me he puesto a revisar viejos videojuegos que había dejado pendientes, entre ellos sin duda destaca éste. Katawa shoujo.

Aparentemente comenzó como la historia de la artista sin manos, lo cual podría explicar el porque su camino es el más extenso e irónicamente también la parte más aburrida del juego; a veces hasta se siente que el personaje de jugador fué metido a la fuerza y ella se centra en sus monólogos.

Pero vamos, ésta es la historia de... ¿cómo se llamaba el protagonista? es irrelevante, a final de cuentas es el aburrido tipo heterosexual vainilla que servirá para que el jugador se inserte; lo que sí es relevante es que debido a su terrible enfermedad(arritmia, ¿en serio?) es enviado a una exclusiva escuela para... ¿cuál es el término políticamente correcto? ¿personas con capacidades diferentes? ahí conocerá varias chicas cada una con cierta discapacidad.
Van desde la ya anteriormente mencionada pintora manca, hasta la atleta sin piernas, huelga decir que cada una debe ser "curada" por el protagonista como es casi obligatorio en éste tipo de historias, si bien no físicamente, ciertamente emocionalmente y llenando ese enorme vacío que tienen.


En sí la historia de cada una de las chicas es más o menos interesante, algunas son más entretenidas que otras, aunque todas tienen forzado algo de trágico, que en varios casos resulta innecesario y sólo alargan ésta innecesariamente. Básicamente, en todos casos aceptar su discapacidad,  superar sus traumas pasados y comenzar a relacionarse más con los demás.

Ahora bien, si bien tal vez y sólo tal vez sea un caso donde el jardín de enfrente es más verde, aparentemente habría una ruta para Misha(la compañera de Shitzune) la cual, lamentablemente debido a cuestiones de espacio no se pudo incluír, tal vez así fué mejor, pues seguro y habría tenido un tratamiento muy parecido a las demás chicas y llenar de drama innecesario y terribles diálogos un personaje bastante memorable y divertido.





A final de cuentas éste juego no es más que un ejercicio de escritura colaborativa con varios artistas a bordo para producir un juego de citas si bien no memorable por sus diálogos, ciértamente sí por su premisa, el ligar con las chicas dañadas.



Ahora, quizá un punto rescatable que cae más en el punto de la metalectura de la de otra manera insulsa historia; Kenji, el personaje de broma incluído en historia, si bien su acciones poco o nada afectan ésta, su prsencia parece más la indicación de cierta autoconsciencia, Kenji, con su misoginia, paranoía y literal debilidad visual parece más hablar del público a quien va dirigido éste videojuego, un espectador balbuceando incoherencias mientras se embriaga convencido de sus propias alucinaciones, al principio es fácil identificarse con él, y luego de terminar todas las rutas resulta más que evidente... a final de cuentas, somos Kenji.

No comments: