Saturday, September 20, 2014

Wolf children


Me acosté con un peludito

Me habían recomendado ésta peli, como lo mejorcito que se ha sacado en animación japonesa en un rato. El arte es extraño, pero agradable, como una mezcla de rotoscope con caras animescas, aún así no me termina de convencer el cortar las  líneas de la boca, supongo que es cuestión de estilo.

La historia es simple, una estudiante conoce a un guapo chico que resulta ser un lobo, se acuesta con él y en breve tiene dos cachorritos, si, lobitos, o al menos creaturas que pueden cambiar de forma humana/lobo de un cuadro a otro. En cualquier caso la mujer deja la escuela para trabajar 3 medios tiempos y cuidar a sus vástagos, quién cuida a las criaturas en el intervalo, es un misterio.
Debido a que trabajadores sociales comienzan a preocuparse de un par de infantes sin registro, vacunas o al menos una madre presente, la protagonista decide mudarse al campo, donde nadie meterá las narices en su vida. Ahí conoce a amigables vecinos que le ayudan a cultivar la tierra. Eventualmente el hijo menor decide que quiere ser un lobo y se larga a la montaña, la hija por su parte prefiere vivir entre los humanos y sigue en la escuela.


Tal vez lo del lobo no sea más que una alusión a la tradicional discriminación de los japos, o al hecho de que una mujer abandona los estudios tan temprano; aún así no se ve ninguna discriminación pues, quienes realmente conocen el secreto, no les importa.

Es una bonita animación, con una historia bonita, al final es una historia de una viuda y sus aventuras al criar dos lobitos.

Friday, September 05, 2014

Guten Tag, Ramón


Por lo general, evito el cine mexicano, debido a su notoria tendencia a oscilar entre el cine de "contenido" y las comedias sosas; aunque claro, entre el increíble montón de basura, siempre hay una perlita escondida, tristemente éste no fué el caso.

Así pues, tenemos a Ramón, un jóven que para mantener a su madre y abuela, desde hace tiempo ha intentado irse a trabajar de indocumentado a los EEUU; ante la mala suerte con los traficantes, decide dejar su desértico y desolado pueblo a probar suerte con una tía de un amigo en Alemania. Pues según su abuela para subsistir requieren "dólares".
Para financiar su aventura vende unos terrenos al líder criminal local, el cual debido a que trató mal al protagonista es condenado a muerte por la historia y en breve es asesinado por un grupo contrario, es de notar que en la escena del crímen no hay ningún casquillo, marca de bala ni manchas de sagre, supongo y para reducir costos; ésto no hace más que apresurar la partida del protagonista y con apenas el boleto en la mano y un pasaporte que de algún lugar debió haber salido, se lanza a cruzar el atlántico.

Con las muy detalladas instrucciones de su amigo, mismo que sólo de oídas conoce el camino y nombres de lugares, no tarda en dar con la casa de la mentada tía, misma que descubre que ya no trabaja ahí, pero no es un hilo interesante y la historia sólo nos menciona que era infiel.
De ahí que se vea en la necesidad de vivir un tiempo en la calle, pues aparentemente su plan era:
1.- Viajar a Alemania
2.- Encontrar a la tía
3.- ???
4.- Éxito

En la calle sufre mucho, al tener que dormir en una estación, ser despreciado por los vagos locales y verse obligado a pedir limosna. También le roban su mochila.

Al poco tiempo una dulce anciana lo adopta como el ayudante del edificio donde vive con otros jubilados, sacando la basura y bailando pronto se gana un lugar en el corazón de los inquilinos, de todos menos uno, un viejo tacaño que no tarda en denunciarlo ante las autoridades como trabajador ilegal; huelga decir que debido a su desprecio por el protagonista, también deberá morir, aunque éste al llevar una vida menos violenta tiene una muerte sencilla, en su cama.

Es curioso como a nadie se le ocurre conseguir un diccionario alemán-español y la comunicación se reduce a crudos dibujos del protagonista, lo cual resulta chocante en la escena donde Ramón y la dulce anciana comparten experiencias de su vida, sería un momento trascendente para ambos, si se pudieran entender, pero no importa, quienes vimos la peli teníamos subtítulos así que lo entendimos y en realidad eso no es trascendente para la historia; lo que sí lo es, es que el buen Ramón es regresado muy a su pesar a su país, donde en breve recibe una llamada de la dulce anciana la cual le manda 1MDP y le asegura una pensión mientras ella viva.

A final de cuentas tenemos al sueño mexicano: viajar a un país primermundista y sacarse la lotería.

Curiosamente, la historia no cambiaría mucho si cambiásemos al protagonista por un perrito pachón; después de todo, éstos pueden aprender a usar el metro.











Ésto a menos que se haya tratado de una especie de metaparodia, en donde se hace una peli barata; el increíblemente reducido elenco, y las grabaciones casi exclusivamente en interiores hace pensar ésto; se consiguen muchos patrocinios y se tiene una excusa para viajar a lugares divertidos, así pues el chiste es tener un producto malo, que la gente consume y se vende, algo así como lo que hacía Uwe Boll.