Sunday, July 04, 2010

El monolito

Necesitamos un Dios. - Dijo la chamana a los ancianos.
Los ancianos la miraron extrañados, en todos sus años jamás habían visto la necesidad de algo así en la aldea.
Servirá para hacernos imponer respeto, leyes, será el centro de la aldea... -
Mientras la mujer hablaba los ancianos seguían confundidos, en la aldea no había más de 50 personas todas con fuertes lazos familiares.
Los Mutianos tienen una gran estatua, haremos una nosotros. - Seguía diciendo la mujer mientras dibujaba en el piso con una vara.
La haremos igual que ellos. - Finalizó mostrando a los demás ancianos los garabatos que había hecho en el suelo.

Así, un grupo de artesanos y cargadores fueron enviados a la cantera a cortar una piedra los suficientemente grande para plasmar en ella la imágen del Izkiote, que así se llamaría el Dios de la aldea.
Con cuidado buscaron una pared del color adecuado y por días cincelaron la silueta de la ciclópea figura, a la semana, la chamana se presentó con los trabajadores y les entregó una estatuilla de barro.
Este es el Izkiote, su imágen debe estar en la estatua que están labrando. - Dijo la chamana y se retiró.
Los martillos golpearon los cinceles y éstos cortaron la piedra para liberar al Izkiote de su prisión.
A las tres semanass la chamana se presentó con los trabajadores y les entregó una estatuilla de barro.
Este es el Izkiote, su imágen debe estar en la estatua que están labrando. - Dijo la chamana.
Este es el Izkiote, su imágen debe estar en la estatua que estamos labrando. - Dijo la uno de los canteros mostrando la anterior estatuilla.
La chamana tomó la anterior estatuilla y la arrojó contra el suelo haciéndola pedazos.
Este es el Izkiote, su imágen debe estar en la estatua que están labrando. - Dijo la chamana señalando la nueva estatuilla y se retiró.
Los martillos golpearon los cinceles y éstos cortaron la piedra para liberar al Izkiote de su prisión.

Tres veces volvió la chamana, tres veces rompiendo la anterior estatuilla y entregando una nueva. Tres veces los cinceles repasaron viejas líneas y rebajaron curvas que ya no existían.

Luego de meses de picar piedra, la gran estatua fué arrastrada hacia la aldea siendo rodada sobre troncos.
Todo aquel que pase frente al Izkiote deberá ponerse de rodillas y alzar una plegaria. - Pregonaba la chamana
La gran mole era arrastrada por enemedio de la aldea
Al principio del día, todos darán gracias al Izkiote - Pregonaba la chamana
El monolito era colocado a un lado de lo que sería su base.
Al medio día todos darán gracias al Izkiote - Pregonaba la chamana.
La gran imágen del Izkiote era alzada por los fuertes brazos de los canteros que jalaban las cuerdas que erigían al nobel símbolo de su pueblo, pero la piedra se fracturó, la base se deslizó y a 12 de ellos la piedra aplastó.

¿Cómo pudo haber pasado esto? - Se preguntaban los ancianos con dolor.
Es que no tienen fé - Contestó la chamana.

1 comment:

Mrherte said...

Una historia que trasciende a la vida real, somos artesanos nuestro destino, pero hacemos las acciones que alguien mas nos impone y cuando caemos en desgracia, no queda mas que aceptar los misterios del destino que pareciera es inevitable