Monday, December 07, 2009

Tetsuo

EL hombre de hierro



En IMDB
Realmente no recordamos cómo dimos con esta cinta, fué parte de un lote de recomendaciones, aunque no recordamos exáctamente con qué tema en específico, no es como si importara, pues esta cinta es rara, no a niveles de David Lynch o Jodorowsky, sino más bien a nivel de esas cintas artísticas hechas por estudiantes, eso o tal vez sea que en realidad seamos unos verdaderos estultos y no alcanzamos a apreciar las virtudes de esta cinta.

Veamos, tenemos dos historias, un fetichista que se encaja pedazos de metal oxidado en el cuerpo y un tipo que durante la mañana se corta con una navaja de rasurar, este, en su camino al trabajo se encuentra una mujer en el metro, la cual se ve como si tuviera una mano mecánica, ésta lo persigue, no estamos seguros si esto es una alucinación del tipo o realmente sucede, pues luego, descubre que se ha "infectado", y desarrolla la mano mecánica y extraños y divertidos motores en los pies. También es posible que esto se desarrolle a raíz de tener un pedazo de metal incrustado en el cerebro, pero la cinta es tan confusa que es difícil asegurarlo.

Luego de este punto las cosas comienzan a ponerse más raras aún, el tipo comienza a desarrollar tumores mecánicos al tiempo que se tira a una mujer, aún obtiene un pene taladro con el que empala a la mujer, que eventualmente revive con poderes metálicos.
Esto, mientras el fetichista sigue jugando entre el agua sucia y fierros viejos.

Eventualmente se convierte en una especie de monstruo de metal, que se enfrenta con el fetichista(ya también metálico) en una fábrica abandonada. Los efectos de animación del metal son divertidos, igual vemos aluminio, alambres y otros fierros confluír en la pelea para convertir a los dos combatientes en una masa informe de metales. Para luego, ya que se han fusionado, partir a convertir el mundo en un mundo de metal.

Si, esta cinta tiene un poco de gore, es curiosa y nada más fuera de eso...
What the fuck is it?
this is incredible


Como curiosidad:
Al principio el nombre y el personaje nos recordaron a Tetsuo, protagonista del manga Akira, el cuál, luego de perder su brazo lo reconstruye con piezas metálicas que encuentra a su alrededor.

Thursday, December 03, 2009

El Cubo Rubik


Cuando éramos jóvenes, el juguete de moda, era el cubo Rubik, un curioso rompecabezas donde había que manipular las caras del cubo para que cada cara estuviese conformada por un solo color; también había modelos menos ortodoxos, como esferas y pirámides. Sin embargo, el original cubo era el más importante y su popularidad era increíble, había competencias en televisión de gente que resolvía el cubo en pocos segundos y aún había una serie animada, en la que el cubo era habitado por una especie de duendecillo con poderes mágicos, que le concedía deseos(o algo así) a aquel que lo resolviera.


También había un videojuego, en el cual curiosamente también se retoma el elemento del duendecillo, este juego era increíblemente difícil de jugar, debido principalmente a que en aquel entonces los televisores a color aún eran excesivamente caros.


Algunos se dieron a la tarea de analizar matemáticamente la solución del cubo y algunos otros aplicando el algoritmo obtenido se aventaron una máquina para resolverlo.



Curiosamente en la cinta de The Pursuit of Happyness el protagonista resuelve el rompecabezas como una forma de demostrar que es inteligente y obtener una oportunidad para trabajar para un importante puesto.
(Curioso que de esta cinta, la moraleja sea que lo que se necesita para ser feliz, es tener mucho dinero. Bueno, tal vez para la mentalidad gringa.)


Huelga decir que nunca pudimos resolver el condenado juguete, por lo general nos desesperábamos, lo desarmábamos y lo volvíamos a armar con sus caras preacomodadas, o en ciertos casos sólo removíamos las pequeñas carátulas de cada uno de las piezas para reacomodarlas en órden... tal vez sea por este preciso motivo que quizá nunca lleguemos a tener mucho dinero.

Wednesday, December 02, 2009

Paprika


En IMDB

Imaginen por un sólo momento que pudieran entrar a los sueños de los demás, que los pudieran conducir, o aún, llegarlos a manifestar en el mundo consciente.
En esta animación, un grupo de investigadores y psicólogos, ha desarrollado máquinas con las cuales es posible entrar a este alucinante mundo y ayudar a sus pacientes; uno de los prototipos es robado, y algunos de los involucrados en la investigación comienzan a tener visiones, peligrosas visiones que ponen en peligro su vida.

Una excelente historia, una maravillosa animación y fascinante música hacen de esta cinta un experiencia realmente onírica.
¿Estamos todavía soñando?

Juanito y el Hombre del Jarro

Este era un hombre que gustaba de meter objetos extraños a su trasero, desde inocentes insertos y divertidas cuentas, hasta elaborados modelos de látex; esto, siempre con sigular alegría; un buen día decidió que sería buena idea recibir un poco de aquello que distinguía al giver; sin embargo había un pequeño problema, su esfinter nunca se había dilatado tanto, por lo que un súbito esfuerzo como al que planeaba someterlo podría dañarlo de manera irreparable, así que le pareció una adecuada práctica el introducir primeramente un objeto preparatorio de un diámetro apenas inferior al calibre deseado. Para esta tarea eligió un frasco de vidrio, sus paredes lisas y la capacidad de ser lavado y desinfectado con facilidad lo hacían el candidato ideal para entrenarse para la dura prueba que tenía en su futuro; luego de limpiarlo con esmero, lo cerró firmemente, lo colocó en el suelo asegurándose y quedara fírmemente plantado, se acuclilló sobre él y con cuidado procedió a empujarlo dentro de su cuerpo; en principio el vítreo recipiente se deslizó sin otra dificultad que la fricción de la no acostumbrada apertura, la cuál poco a poco fué cediendo ante la creciente lubricación del área y la relajación de los músculos, sim embargo, cuando el contenedor ya había entrado casi en su totalidad, apartentemente una súbita compresión muscular hizo colapsar las paredes del envase, rompiéndo el frasco y el pobre hombre se destrozó el ano.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

El de la izquierda es el frasco.