Thursday, April 02, 2009

Jigoku

Hell



En IMDB
El infierno: La religión busca un lugar para castigar los crímenes no pagados en vida

En esta cinta tenemos quizá una de las muestras más significativas del horror japo, del director Nobuo Nakagawa, a quién se le considera el precursor del horror japonés moderno de cintas como El aro y el ojo.

Se trata de una cinta obscura, con mucha música tradicional, narrativa y descriptiva del infierno mismo antes que de los mismos protagonistas. Esta cinta estaba planeado llamarla "Heaven & Hell", pero al enfocarse sólo en el infierno, la parte del cielo estaba pensada para una secuela.

Básicamente la cinta está dividida en dos partes: la vida y la muerte

Shiro está comprometido con Yukiko, hija de su maestro de historia, su compañero y amigo Temura, es un chico extraño, nadie más parece verlo y éste parece conocer los detalles más escabrosos del pasado de los demás.
De camino a casa, Shiro y Temura atropellan a un borracho(Koyoichi) que resulta ser miembro de una banda, la madre y hermana del finado planean una venganza.
Shiro visita a su prometida, le comenta lo ocurrido con el borracho, quiere entregarse a las autoridades por la muerte del borracho, el taxi donde viajara Yukiko choca y ella muere(la cuál estaba esperando una bebé).
La madre de Shiro está muy enferma, Shiro va a visitarla a la casa de retiro, donde su avaro padre tiene una amamante. Se organiza una fiesta, todos mueren envenenados por comer pescado contaminado, dado que el padre de Shiro compró estos al resultar muy baratos.

Esta primera parte sirve básicamente para relacionar con los personajes algunos de los pecados que serán expiados en el infierno: el adulterio, el asesinato, la mentira, la avaricia...

Al morir, Shiro se encuentra a la orilla del Río Sanzu, según la tradición budista, la corriente que limita el mundo de los vivos con la otra vida. En un banco a la orilla del río, los niños hacen pilas de piedras, en espera de sus padres. Aquí también se encuentra con Yukiko, quién le cuenta de su hija, así Shiro emprende su búsqueda.

Luego de cruzar el río, llega con Enma, el Juez de los muertos, el rey de los infiernos en la mitología budista. Ahí es juzgado por sus acciones en vida y condenado a los ocho infiernos.

Es aquí donde Temura se descubre como el dios de la muerte.

Vemos ya en el infierno algunas torturas comunes: desollamiento, fractura de huesos, cómo les rompen los dientes y les sacan los ojos, amputaciones, cada que hacen ruido vuelven a la vida para sufrir nuevamente las torturas del infierno. También vemos un lago de sangre, donde los adúlteros, lujuriosos y lascivos, son condenados por sus conductas inmorales.
Al final Shiro pasa por diferentes pruebas para recuperar a su hija, la cuál muy al estilo de Fausto, es salvada.

Quizá lo más interesante de esta segunda parte sea la obscuridad predominante, las escenas fantasmales con procesiones silenciosas de almas errantes contrastando con tormento a que otras se ven sometidas, el contraste del andar entre el fango al punzante valle de espinas y el lugar donde aquellos son enterrados de cabeza, crean una visión surreal y fascinante para el infierno.

Una interesante cinta, sin bien algo confusa para los no acostumbrados al cine japonés, no deja de ser una experiencia para conocer los orígenes del gore y el horror entre los japos.

Como nota curiosa:
Varios relojes en la cinta aparecen dando las 9:00, investigando un poco, dimos conque en japonés, "nueve" es una palabra muy semejante a "sufrimiento"

No comments: