Saturday, February 23, 2008

Chistes de doctores

- Doctor, doctor, que se me juntan las letras.
- Pues páguelas, hombre, páguelas.

- ¿Doctor, doctor, me puedo bañar con diarrea?
- Hombre, si tiene bastante...

- Doctor, doctor, auscúlteme.
- ¡Rápido, debajo de la cama!

- Doctor, doctor, no siento mi pierna.
- Bah, normal, es que le hemos cortado el brazo.

- Doctor, doctor, necesito un lavado de estomago,
- ¿y usted como lo sabe?
- porque me froto y me salen bolitas...

- Doctor, doctor, me duele la garganta.
- A ver, quitase los pantalones y acérquese a la ventana, mostrando sus genitales.
- ¿Pero por qué, si lo que me duele es la garganta?
- Es que mis vecinos me caen mal.

- Doctor, doctor, quisiera unas lentillas con vallas
- ¿Con vallas?
- Si, es que tango los ojos saltones.

- ¿Que me dijo, doctor...? ¿Acuario...?
- No, no, no, cáncer, cáncer!

- Doctor, doctor me sangra el coño y no para ¿Que puedo hacer?
- Con un poco de arroz, unas morcillas

- Doctor, doctor, el pelo se me esta cayendo, ¿me puede dar algo para conservarlo?
- Si, claro, aquí tiene una caja de zapatos.

- Doctor, doctor, tengo diarrea mental.
- ¿Y usted cómo lo sabe?
- Porque últimamente, todo lo que se me ocurre resulta ser una mierda.

- ¡Doctor, doctor, que tengo paperas!
- Pues tome cuarenta duros mas y ya tiene pa'plátanos

- ¡Doctor, doctor que cago duro!
- Que mas quisiera yo, aunque fuera cagar pesetas.

- Doctor, doctor, que tengo eyaculación precoz...
- ¡Coño!
- Ah, ah, ah, ah....

Va un vasco con el hijo al medico y le dice:
- Doctor, doctor, que se le ha roto el brazo al chico.
- Vamos a tener que ponerle escayola...
- Oye, ponle mármol, que tengo para pagar...

- Doctor, doctor. Tengo el clítoris como un melocotón.
- ¿De grande?
- No, de sabrosón.

- Doctor, doctor, me duele todo.
- ¿Todo? A ver, cuénteme.
- Pues vera, me toco la cabeza y me duele... Me toco la rodilla y me duele. Me toco el brazo y me duele.
- Perdone, ¿usted es Gallego?
- Si, ¿cómo lo ha sabido ?
- Creo que tiene usted un dedo roto.

Un veterinario va a ver al medico.
- Doctor, doctor, me duele aquí.
- A ver... hmmm... tendremos que hacer un análisis de sangre y otro de orina, para ver si...
- ¿Pero qué dice? ¡Yo soy veterinario, y me basta echar un vistazo a mis animales para saber que es lo que tienen!
- Bueno, yo me imagino lo que es esto, si quiere le doy la receta ya y si las cosas no van bien le sacrificamos.

Un anciana va al medico.
- Doctor, doctor, quiero que me recete píldoras para evitar el embarazo.
- Pero bueno, si usted tiene 75 años, ¿cómo espera... ?
- No, si es que me ayudan a dormir.
- ¡Anda! ¿De verdad? ¿Usted duerme mejor tommando la píldora?
- No, si no es para mi... es que se las pongo a mi nietecita de quince años en el refresco, y no vea lo bien que duermo...

- Doctor, doctor, me gustaría vivir mucho tiempo.
- Hmm... veamos, ¿usted fuma?
- Si.
- Bueno, pues nada de eso, se ha acabado el fumar para usted.
Este tío asiente.
- ¿Usted bebe?
- Si.
- Nada de beber. Solo agua. Sin excepciones.
El pobre hombre lo comprende.
- ¿Usted esta casado?
- Si.
- Bueno, pues según salga usted de la consulta va a comprar dos camas pequeñas y no vuelva a tocar a su esposa. Nada de sexo en lo sucesivo.
El tío pone cara de preocupado.
- ¿Y que tal come?
- Pues lo normal...
- Na, eso le sienta fatal. Le voy a recetar una dieta a base de verduras que...
- Oiga, ¿pero todo esto realmente hará que viva mas?
- Pues no, la verdad, pero lo que le quede de vida le parecerá una eternidad.

Va un tío al psiquiatra y le dice:
- Doctor, doctor, soy incapaz de decir federico.
- ¿Cómo?
- Que soy incapaz de decir federico.
- Pero si lo dice perfectamente.
- ¿De verdad, doctor?
- Si.
Se va de la consulta, llega a casa y le dice a la mujer:
- María, vete al federico y saca dos cervezas, vamos a celebrar que ya estoy bien.

- Doctor, doctor, me he roto el brazo en varios sitios.
- Pues yo de usted no volvería a esos sitios.

- Doctor, doctor, tengo algo en la cabeza...
- Pues demuéstrelo y dígame que le pasa.

- Doctor, doctor, veo elefantes azules por todas partes.
- ¿Ha visto ya a un psicólogo?
- No, solo elefantes azules.

Un hombre va al medico con un hacha clavada en la cabeza:
- Doctor, doctor, vengo a que me examine dee los huevos.
- Pero, y el hacha ?
- Si vera, es que cada vez que estornudo mee doy con el mango.

- Doctor, doctor, ¿cómo se encuentra mi hijo, el que se trago una moneda de cincuenta pesetas?
- Sigue sin cambio.

- Doctor, doctor, soy estéril, ¿es posible que le transmita este problema a mis hijos?

- Doctor, doctor, todo el mundo me ignora...
- ¡El siguiente...!

El paciente se empieza a recuperar de la anestesia y pregunta:
- Doctor, doctor, ¿ha sido usted capaz de conservarme la mano?
- Si, aquí la tiene, en un frasco de formol...


Una joven va al medico.
- Doctor, doctor, me duele aquí.
- Huy, eso es apendicitis seguro, tenemos que operar ahora mismo.
- ¿Pero qué dice? Yo quiero tener una segunda opinión.
- Bueno, también opino que usted esta muy buena.

- Doctor, doctor, mi mujer cree que es una gallina.
- Bueno, pues tráigala a ver si la curo.
- ¡Pero doctor!, ¡con la falta que nos hacen los huevos!

Una rana al doctor:
- ¡Doctor, doctor, me han salido almohombres!

- Doctor, doctor, tengo tendencias suicidas, ¿qué hago ?
- Págueme por adelantado.

- Doctor, doctor... ¿Qué me decía que tenía que hacer?
- Que no, hombre, ¡¡Que tiene cáncer!!

- Doctor, doctor, no puedo recordar nada.
- Vaya, ¿y desde cuándo tiene usted este problema?
- ¿Qué problema?

- Doctor, doctor, el hombre invisible está esperando.
- Dígale que no puedo verle y haga pasar al siguiente.

- Doctor, doctor, dígame la verdad. ¿Después de la operación podré tocar la guitarra?
- Si hombre, perfectamente.
- ¡Que bien! porque antes no sabia.

- Doctor, doctor, cuando me tomo un café me duele el ojo.
- ¿Ha probado usted a apartar la cucharilla?

- Doctor, doctor, me duelen los gitanales...
- Serán los genitales...
- Ah, es que como son morenitos, y con mucho pelo...

- Doctor, doctor, cuando estaba soltera tuve que abortar seis veces, pero ahora que estoy casada no consigo quedarme embarazada.
- Evidentemente, usted no se reproduce en cautividad.

Antes de una operación extremadamente peligrosa :
- Doctor, doctor, estoy muy preocupado por esta operación, ¿cuáles son mis posibilidades?
- Nah, olvídese del asunto, de todas formas no va a notar la diferencia.

No comments: