Friday, January 18, 2008

Cuentos... otrora infantiles


- ¿Que le dice Caperucita Roja a Pinocho mientras están haciendo un 69?
- Miénteme, miénteme.

- ¿Que es una cosita rosada con siete mellas?
- El himen de Blanca nieves.

Nueva versión del de Caperucita:
Caperucita se encuentra con el lobo y
Lobo - ¿Dónde vas, Caperucita?
Cap. - Al río, a lavarme el coño.
Lobo - ¡Joder, Como ha cambiado el cuento!

Esto es Caperucita Roja que va por el bosque y se le aparece el lobo.
- Caperucita, te voy a dar un beso donde nadie te lo ha dado antes.
- Uy, pues tendrá que ser en la cestita.

Y otro..
Caperucita se encuentra con el lobo y
Lobo.- Caperucita, ¿te vienes conmigo detrás de esos matorrales?
Cap.- A mi mamá no le va a gustar.
Lobo.- A tu mamá le encanto.

Un leñador se encuentra con Caperucita y le pregunta:
- ¿Dónde vas Caperucita?
- Voy a casa de mi abuelita.
- Ten cuidadito con el lobo.
Al salir del bosque el leñador le pregunta:
- ¿Dónde vas ahora, Caperucita?
- De Caperucita nada, Señora de Feroz.

Blanca nieves y el príncipe se casan. La noche de bodas, los enanitos, que están mas salidos que la pipa un indio, no se quieren perder nada de lo que pasa en la habitación de los novios. Deciden subirse a hombros uno de otro para así hacer una torre humana (¿enana?) y poder mirar por la ventana. El que esta arriba del todo es el único que ve lo que ocurre, pero se van pasando la información de arriba a abajo con pelos y señales:
- El príncipe ha entrado al cuarto!
- El príncipe ha entrado al cuarto!
- El príncipe ha entrado al cuarto!
... Y así sucesivamente:
- La está besando
- La está besando
- La está besando
...
- La está desnudando
- La está desnudando
- La está desnudando
Cuando están en mitad del mantecao, el príncipe se da cuenta de que hay alguien mirando por la ventana. Muy mosqueao se levanta y se acerca furioso. Al verlo, el enanito de arriba, muy excitado dice:
- ¡Cuidado que se ha parado!
- A mí también
- A mí también
- A mí también
...

Esta es una vez que los enanos fueron a un convento, pues tenían algo muy importante que preguntarle a la madre superiora, pues su duda era si existía una órden de monjas enanas... Por supuesto la madre superiora les contestó que aquello era absurdo y los despidió algo molesta. Pero al salir de ahí los enanos muy contentos se pusieron a bailar alrededor de gruñón cantando:
- ¡Gruñón se folló un pingüino!
- ¡Gruñón se folló un pingüino!
- ¡Gruñón se folló un pingüino!
...

Cenicienta esta llorando en casa. Aparece el Hada Madrina,
- Que te pasa, Cenicienta?
- ¡Ay! Hada Madrina, no se que hacer, ¡el príncipe me ha invitado a una fiesta y no tengo que ponerme! (Snif snif)
- No te preocupes, Cenicienta PINGGG (traje que te cagas), PINGGG (joyas), PINGGG (carroza bestial)
- Ay, muchísimas gracias, Hada Madrina...
- Si, si, Cenicienta, pero todo esto es con una condición: Tienes que estar de vuelta en casa a las 12, porque si no, ¡el coño se te transformara en un melón!!
- Oiiing, que vergüenza, no te preocupes hada madrina, que aquí estaré.
En la fiesta Cenicienta se lo pasa teta, bailando todo el rato con el príncipe. A las 10:30, Cenicienta se empieza a preocupar porque todavía no han servido la cena. Pasa el tiempo, 11:00, 11:15, Cenicienta acojonada, y a las 11:30 sirven la cena. Nuestra heroína, que ya esta de los nervios, se sienta al lado del príncipe azul. Empiezan a comer. Tic tac tic tac. Cenicienta esta ya con un pulso como para robar panderetas. A las doce menos cinco, llegan los postres. De una bandeja de frutas, el príncipe se agencia una rodaja de melón enorme, la mira con ojos lascivos y empieza a papeársela con pasión: AUMPF CHOMP CHOMP SLURP, AAARRGH!! ÑAM ÑAM! CRUNCH CRUNCH SURLP SURLP, MMHHH...!! Cuando se la termina, con la mano se limpia los morros que gotean el suquillo del melón, y pregunta
- Oye Cenicienta, ¿Y tu a que hora tienes que estar en casa ?
Cenicienta, muy dicharachera, responde
- ¿Yo ? Pschee... No tengo hora fija... Las seis, las siete...

Esta Heidi haciéndole una mamada al abuelito, cuando por la ventana ve que sube su amiguita Clara. Heidi entonces le dice al abuelito:
- ¡Abuelito, abuelito ! ¡Que sube Clara !
A lo que el abuelito contesta:
- Pues sigue chupando, que ya se espesará.

No comments: